El pasado 14 de agosto, durante una inesperada tormenta, un viaducto colgante ubicado en la ciudad italiana de Génova cayó parcialmente sobre una autopista de la ciudad, aplastando decenas de automóviles, dejando cuantiosos daños materiales y causando la muerte de 43 personas (abajo).

Para atender la necesidad de la reconstrucción, el arquitecto italiano Renzo Piano ha diseñado un puente de € 202 millones que devolverá esta importante infraestructura vial a su ciudad natal. Se trata de un puente de viga blanca minimalista soportado a intervalos regulares por pilones altos.

En un comunicado, Renzo Piano dijo que era un “gran honor” diseñar el puente de la autopista, lo que hizo de forma gratuita por un “espíritu cívico”: “Será un hermoso puente, un puente muy genovés. Simple pero no trivial. Un puente de acero, seguro y duradero. Porque los puentes no tienen que colapsar”, aseguró Renzo Piano.

El alcalde de Génova, Marco Bucci, ha solicitado que Piano supervise la construcción del proyecto de € 202 millones, que será llevado a cabo por un trío de empresas constructoras italianas: Salini Impregilo, Fincantieri e Italferr.