La primera parte de la tan esperada revitalización del área de la ribera de Praga -República Checa- llamada Náplavka está llegando a su etapa final de ejecución, lo que la convertirá en uno de los diques públicos más atractivos de Europa.

En otoño de 2019, se pondrán en uso diecinueve bóvedas en los terraplenes de Rašín y Hořejší. Seis contarán con las ventanas elípticas más grandes del mundo, conectando los espacios interiores con el área de la orilla del río de una manera única, a través de la rotación diagonal de las “lentes” de vidrio de cinco metros de ancho. Los otros espacios tendrán distintas entradas escultóricas de acero.

El área ha crecido gradualmente en popularidad gracias a la activación del programa que comenzó en 2008. Uno de sus iniciadores fue el arquitecto Petr Janda, el autor del concepto arquitectónico.

El área de la ribera casi desierta, que también se usó como un aparcamiento después de las inundaciones de 2002, comenzó a emerger como un área cultural y social y uno de los espacios públicos más populares de Praga. Con la llegada de otras actividades (el estacionamiento para bicicletas Bajkazyl, (A) VOID Gallery, el mercado de agricultores, el teatro barco de los hermanos Forman, Tajemství), se ha convertido en un auténtico centro cultural, que interconecta y agrega un nuevo programa cultural a la ciudad, tales como conciertos y representaciones teatrales.

El plan maestro de la zona ribereña de Praga incluye una serie de intervenciones arquitectónicas que abarcarán gradualmente la vasta zona ribereña que se extiende a lo largo de los tres diques de Praga, de casi 4 km de longitud. Se concibe como un todo consistente, que comprende un marco arquitectónico equilibrado, contenido cultural y social establecido, y otras capas de programas, así como elementos variables como instalaciones flotantes, instalaciones temporales y eventos.

La parte de piedra del diseño se basa en las bóvedas de la pared del río; la parte flotante, en las grandes instalaciones flotantes (terminales de barcos, baños flotantes y retretes flotantes). Todos están diseñados por el estudio petrjanda/brainwork y crean un conjunto consistente que identificará los diques de la orilla del río.

Las instalaciones flotantes se están preparando para su implementación en los próximos años. Teniendo un concepto visual muy auténtico y fuerte, se fusionan con el entorno de la orilla del río y no obstruyen la vista del mismo. Junto con las bóvedas, se convertirán en una obra maestra arquitectónica muy hermosa y específica, basada en la interconexión mutua entre el genius old loci y el espíritu futuro de la famosa ribera de Praga.