En un barrio residencial de Santiago, la capital de Chile, el arquitecto local Rodolfo Cañas ha intervenido esta vivienda unifamiliar para transformarla en la morada de él y su familia. La actuación más singular de la ”Casa Mogro” ha sido la incorporación de un volumen revestido en acero inoxidable que funciona como tragaluz y contiene una escalera de acero negro en el interior que conduce al techo. Este elemento es la única parte de la casa visible desde las calles circundantes.

La planta baja de la casa, que está cerrada en sus dos lados largos con vidrio de piso a techo, está escondida detrás de una pared alta y negra que recorre toda la propiedad. El programa de la casa incluye dos dormitorios distribuidos en la planta baja y en el sótano, mientras el arquitecto también está interesado en la posibilidad de construir otro piso sobre la planta baja en un tiempo más.

Aunque actualmente no se planea ninguna ampliación, la losa de hormigón que forma la cubierta de la casa fue diseñada para soportar el peso de otro piso sobre ella. En su forma actual, esta superficie actúa como una amplia terraza en la azotea.

“Tiene una terraza elevada y eventualmente podría ser el lugar del tercio faltante de la casa”, explicó Cañas.

Una suite principal ocupa el nivel inferior y recibe mucha luz a través de un patio hundido, mientras protege a los ocupantes de las miradas de los vecinos. El dormitorio y el baño del propietario pueden abrirse en este espacio exterior protegido a través de puertas corredizas de piso a techo.

Arriba, la cocina abierta y el comedor están separados de la sala de estar por una escalera de metal flotante que conduce al techo. La planta baja está diseñada para abrirse completamente a los jardines delantero y trasero de la casa. Otro dormitorio y baño se ubican al final de la casa, frente a la cocina.

axonométrica