El estudio alemán Rundzwei Architekten ha completado la ”Korkenzieher Haus” -o ”Casa sacacorchos”- con paneles de fachada y cubierta que han sido fabricados a partir de descartes de corchos para botellas de vino. Los paneles de corcho de la casa ubicada en un barrio de Berlín, proporcionan una piel térmicamente eficiente para la casa, a la vez que crean una estética atrevida de aspecto monolítico.

La decisión de Rundzwei Architekten de utilizar el material fue el resultado de su búsqueda de un material que tuviera un alto rendimiento acústico, lo que también los llevó a descubrir los beneficios ambientales del uso del material.

“Inicialmente, motivados por el interés del cliente en lograr un buen rendimiento acústico, encontramos esta inusual selección de material. Sin embargo, el corcho natural también tiene valores de aislamiento muy altos y es adecuado para su uso como revestimiento. La elección de este material contribuye significativamente a la eficiencia energética y la sostenibilidad del edificio”., dijo el estudio dirigido por Marc Dufour-Feronce y Andreas Reeg.

Los paneles de fachada se realizaron mediante un proceso sostenible de calentamiento y presurización de los gránulos de corcho desechados, que se adquirieron de un fabricante de botellas. El calentamiento del corcho hace que libere una resina natural que une sus gránulos, formando planchas livianas y duraderas que se pueden cortar al tamaño deseado.

Dentro de la casa, hay una serie de luminosos espacios abiertos de dos niveles hechos de madera, que se colocan alrededor de una escalera en espiral en su centro. Estos, se apoyan sobre una base de hormigón que está incrustada parcialmente debajo del nivel del suelo, y forma los pisos de los niveles más bajos de la casa. Esta estrategia permitió maximizar la superficie útil de la casa que estaba limitada por estrictos reglamentos de construcción.

“Aunque las regulaciones locales de planificación solo permiten un tamaño máximo de piso de 100 metros cuadrados, al enterrar las plantas bajas y organizar los pisos superiores en múltiples niveles divididos, hemos maximizado el área de piso a más de 320 metros cuadrados”, explicó el estudio.

Ubicado en la base de concreto, los pisos inferiores incluyen un dormitorio principal que se transforma en una cocina escalonada, sala de estar y comedor. Esta habitación también tiene acceso a una sauna contiguo, un baño y una piscina lineal que se extiende hacia el jardín, escondida dentro de las paredes de concreto. Arriba, los niveles superiores de la casa incluyen otros dos dormitorios y baños, otra sala de estar y comedor, así como un espacio de estudio en el nivel superior.

Rundzwei Architekten perforó cada habitación con grandes ventanales. Combinado con un tragaluz a lo largo de la escalera central, esto reduce la necesidad de iluminación artificial en toda la casa, mejorando aún más su rendimiento energético. El diseño también incorporó espacio en la fachada para una segunda entrada potencial, lo que brinda a sus moradores la opción de convertir la casa en apartamentos tipo estudio en el futuro.

planta semi enterrada

planta nivel de acceso

planta segundo nivel

planta tercer nivel

sección