La costa sur de Long Island, una isla ubicada en el sureste del estado de Nueva York, Estados Unidos, es conocida por los huracanes e inundaciones que la afectan. Por esto, cuando el estudio local  Ryall Sheridan Architects tuvo que diseñar esta casa, no dudó en elevarla del nivel de terreno, permitiendo que el agua pase por debajo.

La Wetlands House se encuentra en la aldea de Orient, que ocupa la punta de North Fork en Long Island. Diseñada como un refugio de fin de semana para una pareja de Brooklyn, la vivienda de tres habitaciones se encuentra frente al mar en un terreno de 6 hectáreas que una vez se usó para cultivar papas. Un tercio del sitio es un humedal de marea exuberante.

El equipo de diseño tenía varios objetivos clave, entre ellos proporcionar una fuerte conexión con el paisaje y garantizar que la casa pudiera soportar los elementos, como el aire marino salado y las inundaciones costeras. En respuesta, el equipo concibió una vivienda de forma irregular hecha de materiales duraderos.

Una parte del edificio se asienta sobre un muelle de concreto vertido en el lugar, permitiendo que el agua pase por debajo, mientras que también proporciona a los ocupantes vistas elevadas del terreno.

“Debido al riesgo de inundaciones y marejadas ciclónicas, los propietarios acordaron elevar el nivel principal de la vivienda 3 metros por encima del nivel natural de terreno, lo que permite vistas amplias y despejadas sobre los humedales protegidos de la Bahía Peconic”, dijo Ryall Sheridan Architects.

Cada fachada tiene un aspecto diferente. Varios muros exteriores están revestidos de cedro teñido de color oscuro que parece negro desde la distancia. La elevación orientada hacia el este cuenta con una pared de vidrio que ofrece luz natural y atrae el paisaje natural.

El piso principal de la casa de 304 metros cuadrados se divide entre áreas públicas y privadas. Una suite principal ocupa el extremo oeste de la vivienda, mientras que el extremo este abarca una cocina, un comedor y una sala de estar. La parte central contiene una sala multimedia y almacenamiento.

Desde el lado sur de la casa se extiende un generoso porche, que está cerrado con mallas metálicas de acero de grado industrial que son resistentes al óxido. Una chimenea de hormigón permite utilizar el porche en los días fríos.

Por debajo del nivel principal está el espacio de almacenamiento y dos habitaciones para huéspedes. Ambas habitaciones se abren a un prado que se eleva ligeramente para proteger la vivienda de las inundaciones.

La casa fue diseñada para alinearse con los estándares del Passivhaus. Entre las características de ahorro de energía están las ventanas con triple acristalamiento, el aislamiento de las paredes hecho de celulosa ecológica y un sistema de ventilación con recuperación de calor. Las necesidades de energía de la vivienda se satisfacen con un panel solar en la azotea.

La propiedad también cuenta con una estructura separada que contiene un garaje y una cabaña. Enclavada en el paisaje hay una piscina de agua salada bordeada de arbustos en flor. No es raro ver aves, abejas y mariposas revoloteando alrededor del sitio, en gran parte debido a la reintroducción de especies nativas.

planta nivel de terreno

planta principal (elevada)