En Vilnius, la capital de Lituania, el estudio local Šarkauskai Architecture ha rehabilitado un apartamento abandonado construido en 1862, restaurando los detalles originales y agregando atrevidas, pero respetuosas intervenciones para crear un espacio contemporáneo. El objetivo de la intervención fue liberar el interior de los espacios confinados que anteriormente fueron signo de su glamour y magnificencia burguesa. En su reemplazo, un nuevo espacio fomenta un tránsito libre a través de todo el apartamento, revelando la posibilidad de multiplicidad y la profundidad de las instalaciones.

”Este proyecto no sólo impacta en el la vida íntima de la familia que lo habitará, sino que extiende su influencia a un ámbito mayor al marcar una etapa nueva para toda la vida del edificio, junto con las familias jóvenes que están comenzando allí.”, dijo  Šarkauskai Architecture.

Los arquitectos agregaron aberturas en los antiguos muros que se cortan de tal manera que el nuevo espacio se adapta a la vida familiar moderna, pero al mismo tiempo deja una marca del antiguo orden propuesto por la planta. En el esquema, solo una nueva división está diseñada para servir al mismo tiempo como armario y un colector de tuberías.

Esta división sostiene, por un lado, la cocina y, por el otro, satisface las necesidades del baño. En la parte superior la estructura soporta un entresuelo que sirve para almacenar cosas más grandes como cajas o bicicletas. Dentro del apartamento solo hay una puerta para el baño que tiene un agujero para mascotas.

El baño es abstracto, su imagen casi no da señas de la función. Todos los accesorios están integrados, el fregadero está ubicado en el nicho de la ventana anterior. Mientras se esta en la ducha, con la puerta abierta, se puede ver toda la longitud del apartamento, al final de la cual la vista se extiende gracias a un espejo.

El interior ha conservado todas las decoraciones originales tales como el piso de parquet, la decoración de techos y los marcos de puertas. Todos los muebles, lámparas e interruptores fueron hechos por los propios residentes.

Exterior del edificio de 1862

planta general