En la isla de Värmdö y con vista al archipiélago de Estocolmo, en Suecia, el arquitecto italiano Matteo Foresti ha instalado una caja negra incrustada en las rocas que atiende la extensa tradición local de los saunas. En su interior, un banco de piedra monolítico mira al agua a través de una gran ventana corredera.

Hecho de granito negro (Negresco) y madera oscura (roble), el espacio del sauna R es como una cámara oscura, una pequeña caja dibujada para dar forma a las vistas del paisaje. En la parte posterior, una pared gruesa contiene todos los servicios: una pequeña cocina escondida detrás de las puertas correderas y un baño iluminado por una claraboya.

Por la noche, el pequeño sauna se asemeja a un faro, un espacio cálido y acogedor iluminado desde el interior.

planta general