Ubicada en el crudo desierto de California, Estados Unidos, la casa ”Sawmill” (Aserradero en español) de Olson Kunding es un retiro familiar incrustado en el árido y exuberante paisaje que rodea la ciudad de Tehachapi. La casa aprovecha los desafíos y oportunidades de su emplazamiento remoto, enfatizando estrategias sostenibles y materiales recuperados. Demostrar que el alto diseño también puede ser de alto rendimiento, es el objetivo del proyecto, un hogar neutro que opera completamente fuera de la red, de manera autónoma.

El encargo del cliente pedía un hogar autosuficiente que maximizase la conexión entre la arquitectura y la naturaleza, y entre los miembros de la familia en el interior. Haciendo un guiño a la tradición de tiendas de campaña alrededor de una fogata, la casa se compone de tres alas conectadas por el espacio central en la sala de estar. Aquí, un ventanal de 3,7 por 8 metros se retrae con el giro de una rueda, transformando el patio exterior en la cuarta “tienda” alrededor del fuego.

Resistente como las uñas, el ”aserradero” está hecho de materiales duraderos que pueden soportar el clima severo, donde los incendios son un gran peligro en verano y los inviernos son extremadamente fríos. El enfoque de diseño fue impulsado por una mentalidad austera, buscando siempre hacer más con menos, incluyendo el uso de materiales recuperados y reciclados siempre que sea posible.

Situada con cuidado para minimizar las perturbaciones en su entorno remoto, ”Sawmill” reconoce que aunque el desierto es duro, también es frágil. Históricamente, el valle se había utilizado para la minería, la ganadería y la tala, de ahí el nombre de “Aserradero”. Reconociendo esta explotación anterior de lugar, los propietarios querían que su casa les devolviera la tierra, en lugar de quitárselas.

planta general