El artista y diseñador chileno radicado en Nueva York, Sebastián Errázuriz, presenta su nueva colección de ”esculturas funcionales” bajo el nombre de Anything you destroy, we will rebuild (Cualquier cosa que destruyas, nosotros la reconstruiremos). Las piezas de la colección son el resultado de la manipulación digital de un conjunto de obras maestras griegas y romanas de reconocidos museos que luego de ser  escaneadas en 3D, han sido relanzadas en mármol.

”Utilizo la tecnología para “robar” esculturas clásicas que he venerado desde la infancia. Reclamo sus formas como materia prima para construir mis propios trabajos nuevos. Es un acto de gula y lujuria apropiarse de lo que pertenece al mundo sagrado de las artes y usarlo libremente en la exploración de sus límites dentro del ámbito de lo funcional y lo mundano.” dijo Sebastián Errázuriz en un comunicado.

Tras su trabajo ”Antiquity” (2014), en el que Errázuriz transformó un icono histórico en una estantería funcional, esta nueva serie de obras de edición limitada rinde homenaje a la escultura antigua al tiempo que desdibuja la frontera entre el arte y el diseño.

Para el estante para libros ”Antiquity Shelves Nike”, una réplica de la Nike sin cabeza (Diosa Alada) está envuelta en un andamio de madera que funciona como estantería. La experimentación de Errázuriz con procesos innovadores en diseño y arte incluye la realidad aumentada y virtual.

Paralelamente a la investigación entre el arte y el diseño, Errázuriz profundiza en la cuestión de la ruptura como un recurso estético vital, ya sea histórico y accidental, o artístico y útil. “Muchas de las esculturas que hemos aprendido a amar y venerar están rotas, fragmentadas. ¿Serían tan misteriosas y fascinantes para nosotros si pudiéramos verlas en su apariencia original?” se pregunta el artista y diseñador.

En esta colección, que será exhibida en la primera exposición individual de Errázuriz en el Reino Unido al interior de David Gill Gallery (01 jun – 04 jul), se enfrenta a diversos temas y preguntas intelectuales, manteniendo el equilibrio precario de tensión y liberación, reverencia y sacrilegio, delicadeza y brutalidad. Todas actitudes frecuentes en el trabajo de este chileno radicado en Estados Unidos desde 2006.

Sebastián Errázuriz trabajando en su colección