Hace un año el artista y diseñador chileno con base en Nueva York, Sebastián Errázuriz, diseñaba el stand de exhibición de Audemars Piguet al interior de la feria de Arte contemporáneo Art Basel Hong Kong. Ahora la marca de relojes de lujo más antigua de Suiza a vuelto a solicitar los servicios de Sebastián para cargar de simbolismo su Lounge en la edición 2017 de Art Basel.

La respuesta del diseñador y artista fue simple y contundente, Second Nature (segunda naturaleza), una operación que resume en un golpe de vista uno de los intentos más incesables del ser humano: domesticar la naturaleza.

Para el lounge, Sebastián Errázuriz creó una escultura, un árbol artificial que tiene un sentido horizontal y no es como los demás, un árbol único en su forma e identidad. ”El nuevo diseño se inspira en los vastos bosques de las montañas de Suiza, recordándonos el profundo sentido de la historia de la manufactura y su crecimiento sin fin. “Durante mi visita a le Brassus en 2015, fui cautivado por los árboles que son nativos de la región del Valle de Joux. Parecía como si trajeran una conexión simbólica natural con Audemars Piguet. Los árboles de abeto que crecen cerca de la manufactura de relojes por lo general parecen altos y rectos, desde el tronco hasta el final de las ramas.” dice Sebastián Errázuriz.

sebastian-errazuriz-second-nature-audemars-piguet-hong-kong-art-basel-catalogodiseno (6)

Esta nueva escultura llamada ”Segunda Naturaleza” ha pasado por varios pasos: cortar un árbol natural una vez que haya crecido completamente, quitar su corteza, cortarla en pedazos perfectos, mecanizarla y luego alisarla, antes de unirla de nuevo para crear una bloque de madera para esculpir. El exceso de material tuvo que ser removido paso a paso para tallar y pulir un árbol nuevo artificial completamente diferente.

sebastian-errazuriz-second-nature-audemars-piguet-hong-kong-art-basel-catalogodiseno (5)

Combinando las tecnologías digitales con la artesanía y las habilidades de alto nivel, “Second Nature” es una recreación imposiblemente compleja de la naturaleza y es en sí mismo un acto de poesía y arte. Es la opción de someterse a una tarea ilógica de recrear dolorosamente, a través de medios exagerados, lo que la naturaleza tan perfectamente crea sin ningún tipo de  esfuerzo.

sebastian-errazuriz-second-nature-audemars-piguet-hong-kong-art-basel-catalogodiseno (3)

“En ese acto, estamos optando por valorar nuestra apreciación de la naturaleza a través de un intento de entender sus procesos. Es una tarea fascinante que sólo puede ser justificada por la promesa de la capacidad del Lounge de Audemars Piguet para detener a los espectadores y recordarles el misterio y la maravilla que les rodea”. agrega Sebastián Errázuriz.

sebastian-errazuriz-second-nature-audemars-piguet-hong-kong-art-basel-catalogodiseno (1)