Sanna Völker, una diseñadora de muebles y productos nacida en Suecia que vive y trabaja entre Escandinavia y España, presenta ”Snug”, una familia de candelabros de edición limitada, hechos a mano por canteros de un pueblo de montaña en la provincia de Barcelona, a partir de restos de piedra natural, algunas de hasta 500 millones de años.

”Snug” es un pequeño proyecto de producción propia que celebra la artesanía local, el oficio centenario de los canteros, el material de calidad y el valor emocional. La esencia del producto es el material en sí, expresado a través de un diseño minimalista.

La piedra es creada y formada por la historia, a través de continentes, mares y terremotos cambiantes. Algunas cuentan su historia a través de sus estratos, otras a través de fósiles y es aquí, en su gran variación, que se encuentra su belleza. Las dos velas quedan atrapadas por el material que se convierte en un portavelas bruto, pero delicado.