Space10, el laboratorio de IKEA dedicado a explorar los espacios habitables del futuro, presenta el proyecto SolarVille, su último proyecto ”Playful Research” que reinventa el sistema energético en la búsqueda de democratizar el acceso a la energía limpia.

SolarVille es una visión ambiciosa pero completamente realizable para el futuro. Específicamente, es un prototipo funcional de un vecindario en miniatura completamente alimentado por energía solar. Construidos a escala 1:50, algunos hogares generan su propia energía renovable utilizando paneles solares, mientras que otros compran automáticamente el exceso de electricidad directamente del productor utilizando la tecnología blockchain. El resultado es un modelo de una micro-red autosuficiente, impulsada por la comunidad, donde las personas intercambian energía renovable y asequible entre sí según sus necesidades individuales.

”Alrededor de 1.100 millones de personas en todo el mundo todavía tienen poco o ningún acceso a la electricidad. Es una tarea casi increíblemente costosa llegar a estas personas con las redes de energía centralizadas que tenemos actualmente, a menudo porque son demasiado lentas y económicamente inadecuadas para llegar a las personas atrapadas en la pobreza energética. SolarVille pretende mostrar que, cuando se combinan, las tecnologías como los paneles solares, las microrredes y las cadenas de bloques (o blockchain) se abren nuevas oportunidades para los sistemas fuera de la red, lo que permite a las personas eludir saltarse el sistema de distribución de electricidad tradicional.”, explica Space10 en su comunicado.

Junto con el proyecto, Space10 publicó un informe llamado “A Brighter Tomorrow” (un mañana más brillante), que brinda más información sobre la investigación de SolarVille. Más importante aún, justifica que la energía solar se convierta en una fuente de energía viable y sostenible a la que debemos recurrir si queremos mitigar los efectos del cambio climático.

SolarVille es un proyecto desarrollado conjuntamente por Space10, el estudio de arquitectura Sachs Nottveit y los expertos en blockchain BLOC, Blocktech y WeMoveIdeas, que permitirían a las pequeñas ciudades crear y compartir su propia energía asequible y renovable.