En el claro de un bosque de Finlandia se encuentra esta cabaña de 30 metros cuadrados diseñada por Studio Politaire que tiene como objetivo ofrecer un refugio acogedor ”sin dominar la naturaleza”. El estudio alemán formado por Jonas Becker y Timm Bergmann bautizó el proyecto como ”Small But Fine” o ”Pequeña pero buena” en honor a sus reducidas dimensiones, pero gran calidad espacial.

Para Jonas y Timm era importante experimentar el proceso de construcción además de diseñar la cabaña. Manteniéndose bajo un limitado presupuesto de $ 14,000, diseñaron y construyeron casi todo ellos mismos.  “Queríamos experimentar estos procesos en lugar de simplemente planificarlos”, dijo Timm Bergmann. “Al construir todo nosotros mismos, no solo reducimos los costos, sino que también pudimos realizar cambios en el camino. Como resultado, ampliamos la terraza, construimos el techo e hicimos las estufas nosotros mismos “.

El diseño escalonado de la planta proporciona diferentes vistas de la vegetación circundante desde cada ventana. Las cuatro habitaciones ligeramente desplazadas se distribuyen en los 30 metros cuadrados y están rodeadas por un impresionante paisaje natural.

Las habitaciones están dispuestas en un diseño en cascada, cada una de las cuales conduce a la siguiente. A partir de la izquierda, la cocina se abre a una pequeña sala de estar, que luego lleva a los usuarios al dormitorio y la sauna finalmente. Las habitaciones son idénticas pero rotadas entre sí.

La estructura modular de la casa les permitió a los diseñadores construir e instalar los 17 marcos de madera cuadrados. Luego agregaron tableros contrachapados para mayor rigidez y los conectaron entre sí con otros tipos de madera.

Al adquirir principalmente materiales locales, Jonas Becker y Timm Bergmann lograron trabajar principalmente con madera o materiales a base de madera. El resultado es sostenible, producido localmente, económico, duradero y bello.

planta general