En una esquina de Fukuoka, Japón, el estudio local Case Real ha transformado una sencilla casa de madera, hasta entonces usada como tintorería, en un minimalista restaurante de sushi de aproximadamente 20 metros cuadrados. El cliente solicitó un restaurante de sushi donde el chef pudiera pararse en el centro para hacer las preparaciones frente a los clientes. Para cumplir con esta solicitud, los arquitectos Koichi Futatusmata y Riki Harada crearon una barra curva en paralelo a la línea de la pared exterior para maximizar la posición de los asientos.

Se colocó una simple pared en blanco sin ninguna función detrás del maestro del sushi Takigawa, mientras que la mayoría de los servicios de cocina, aparte de los utilizados para la preparación, están ocultos debajo de la barra curva. Con esto se evita que el patio trasero del restaurante sea visible desde un rango cercano a los comensales.

Por su parte, el techo cónico se extiende desde la cocina hacia los clientes radialmente. Mientras se mantiene el aire acondicionado y otros equipos en el techo lo más posible, las características cónicas le dan a la atmósfera una centralidad.

Madera de Gingko se utilizó como material principal en la barra, rodeada de otros elementos tranquilos de la misma paleta de colores, como la pared arcillosa y el ciprés japonés. El techo original se reemplazó con placas de Galvalume, y las paredes exteriores se terminaron con estuco. Si bien el exterior fue diseñado para mezclarse silenciosamente con los alrededores por la noche, el objetivo fue crear una atmósfera claramente distinta para el interior.

local original (previo a la conversión)

planta general