A fines de la semana pasada, en Rotterdam, Boyan Slat, CEO y fundador de The Ocean Cleanup presentó ”El interceptor” (The Interceptor), un dispositivo flotante alimentado por energía solar, que está diseñado para extraer plástico de los ríos antes de que llegue a los océanos (ver video de lanzamiento). La embarcación representa una nueva estrategia en la limpieza del océano al abordar la fuente principal de la contaminación plástica de estos: los ríos.

Boyan Slat en la presentación oficial de ”El interceptor” en Rotterdam, Holanda.

The Ocean Cleanup tiene como objetivo abordar los 1.000 ríos más contaminantes, responsables de aproximadamente el 80% de la contaminación plástica oceánica, antes de finales de 2025.

”Para eliminar realmente el plástico de los océanos, necesitamos limpiar lo que se ha acumulado y cerrar el grifo, evitando que más plástico llegue a los océanos en primer lugar. Combinando nuestra tecnología de limpieza del océano con el Interceptor, las soluciones ahora existen para abordar ambos lados de la ecuación “, dijo Boyan Slat, Fundador y CEO.

El Interceptor es la primera solución escalable para interceptar la contaminación plástica de los ríos y se puede implementar en todo el mundo. Es capaz de extraer 50.000 kg de basura por día, incluso llegando a 100.000 kg por día en condiciones optimizadas.

Cuatro ”Interceptors” han sido construidos hasta la fecha; Dos sistemas ya están operativos en Yakarta (Indonesia) y Klang (Malasia). Un tercer sistema está en Vietnam para instalarse en Can Tho en el Delta del Mekong (Vietnam), mientras que el cuarto está destinado a desplegarse en Santo Domingo (República Dominicana). Además de estos lugares, Tailandia se ha registrado para desplegar un Interceptor cerca de Bangkok, y otros acuerdos están a punto de completarse.

Como parte de la investigación para mapear el problema, se estableció que 1.000 de los 100.000 ríos del mundo (1%) son responsables de aproximadamente el 80% de la basura que ingresa a los océanos. El producto de su medición científica global y sus esfuerzos de modelado se han visualizado en un mapa interactivo

”El Interceptor” es ecológico y 100% alimentado por energía solar, con baterías de iones de litio incorporadas que le permiten funcionar día y noche sin ruidos ni gases de escape. El sistema está anclado al lecho del río para utilizar el flujo natural del río para atrapar el plástico y está diseñado para un funcionamiento autónomo las 24 horas, los 7 días de la semana, lo que elimina la necesidad de realizar trabajos manuales peligrosos.

La barrera flotante que se utiliza para dirigir la basura hacia el sistema solo abarca parte del río y no interfiere con otras embarcaciones y no daña la seguridad, ni impide el movimiento de los requisitos críticos para la vida silvestre cuando se opere en los ríos principales. Una computadora a bordo conectada a Internet monitorea el rendimiento del sistema, el uso de energía y el estado de los componentes.