Una vez al año, el Festival Burning Man reúne a decenas de miles de personas en el Black Rock Desert de Nevada para crear la Black Rock City, una metrópolis temporal dedicada a la comunidad, al arte, a la autoexpresión y a la autosuficiencia. Es justamente este crisol de creatividad el que ha capturado la atención de Bjarke Ingels y su socio en BIG Architects, Jakob Lange, quienes han lanzado una campaña de crowdfunding en Indiegogo para instalar una enorme esfera espejada inflable en el festival Burning Man 2018 que se llevará a cabo del 26 de agosto al 3 de septiembre. A cambio de las donaciones, que tiene como objetivo recaudar $ 50,000, los mecenas recibirán ”jugosos beneficios” según dicen ambos arquitectos.

De lograr la recaudación, la obra de arte reflectante, llamada ”The Orb”, se anclará a la tierra por un mástil de acero inclinado de 32 metros. La esfera se inflaría hasta completar 30 metros de diámetro.

En las visualizaciones, la enorme esfera se muestra como un faro que guía a los juerguistas del festival, refleja a las multitudes durante el día y brilla por la noche con las luces colocadas debajo.

”Visible desde lejos, la esfera ayudará a los asistentes a moverse por el desierto y encontrar el camino. Es un espejo para los amantes de la tierra, que reflejará el paso del día, la evolución de la vida y otras obras de arte que se ubicarán debajo de ella. Un nuevo planeta para los fanáticos de la ciencia ficción, un buscador de viajeros o simplemente una gran bola disco para los amantes de una buena fiesta.” dicen Bjarke Ingels y Jakob Lange.

Aunque el diseño parece simple, este esconde mucha complejidad y esfuerzo, lo que aumenta el costo de producción que Ingels y Lange ya han puesto en marcha, obteniendo 30 toneladas de acero, 1.000 horas de soldadura y cosiendo 2.000 metros cuadrados de material reflectante. Los fondos adicionales ayudarán a cubrir el costo de una placa base, mástil, anclajes y ventiladores para inflar el globo.