Cuatro estudiantes del Royal College of Art y del Imperial College de Londres han desarrollado una serie de máquinas que convierten los desechos de los mariscos en un bioplástico biodegradable y reciclable. El proyecto, llamado The Shellworks, permitió a Ed Jones, Insiya Jafferjee, Amir Afshar y Andrew Edwards transformar las conchas de crustáceos en un material similar al papel que podría actuar como una alternativa sostenible a los plásticos de un solo uso.

El material consiste en una mezcla de vinagre y un biopolímero llamado quitina, una sustancia fibrosa que forma el exoesqueleto de los crustáceos y las paredes celulares de los hongos. A pesar de ser el segundo biopolímero más abundante del mundo, la quitina debe extraerse químicamente de su fuente antes de que se pueda convertir en un material práctico. Después de darse cuenta de lo caro que es comprar el quitosán (la versión comercial de la quitina) y de los procesos de extracción disponibles, los diseñadores decidieron desarrollar su propio método.

“Pasamos semanas tratando de extraer quitina, pero nos dimos cuenta de que necesitábamos las herramientas adecuadas para el trabajo”, dijo el grupo.

Para lograr la extracción, los estudiantes inventaron cinco máquinas de fabricación, llamadas Shelly, Sheety, Vaccy, Dippy y Drippy, con las cuales transformaron las conchas de crustáceos en diferentes objetos, asegurándose de no usar ningún aditivo en el proceso que pudiera afectar la reciclabilidad del producto final.

Cada una de las otras cuatro máquinas explota una propiedad específica de la solución bioplástica para demostrar su potencial, lo que da como resultado diferentes productos como el empaque de ampollas antibacterianas, bolsas de transporte aptas para alimentos y macetas de plantas autofertilizantes.

La primera máquina, llamada Shelly, es un extractor a pequeña escala que permite el proceso inicial de extracción de la quitina de los residuos de mariscos. Sheety, por ejemplo, es un formador de láminas por evaporación que utiliza calor y viento para transformar la solución bioplástica en láminas planas de material. Estos se pueden pegar juntos utilizando la forma líquida del bioplástico.

Vaccy, por otro lado, es un aspirador de vapor calentado. Las láminas bioplásticas pueden formarse en envases moldeados, tomando la forma de cualquier objeto que se ponga en el formador de vacío. La máquina Dippy es una moldeadora por inmersión calentada que consta de dos elementos metálicos sólidos unidos a una fuente de calor, que se sumergen en el material líquido y se dejan secar, formando recipientes 3D como tazas y recipientes.

La versatilidad del material también permitió a los diseñadores lograr diferentes propiedades del material ajustando las proporciones de los ingredientes básicos. Esto significaba que podían controlar la rigidez, la flexibilidad y la claridad óptica del material, así como su grosor.

Una vez seco en una de sus tres formas diferentes, el material se puede volver a convertir en la solución bioplástica original, haciéndolo infinitamente reciclable. Esto se puede hacer usando la máquina de reciclado hidráulico Drippy, que gotea una solución líquida de agua y vinagre en una taza que contiene restos del bioplástico seco, volviéndolo gradualmente a su forma líquida. Alternativamente, se puede verter en el suelo en su forma líquida como un fertilizante natural no contaminante.