Las fibras de papel de celulosa solo se pueden reciclar de cinco a siete veces y una sola planta de reciclaje utiliza hasta 4000 toneladas de estas fibras no reciclables cada año. Para reinsertar el material en un nuevo ciclo de vida útil, el estudiante holandés Timothy -o solo Tim- Teven, se ha graduado de la Design Academy Eindhoven con una familia de mobiliario fabricado a partir de estas fibras aparentemente no reciclables generadas por la industria del reciclaje de papel.

Bajo el nombre de ”Recycling Reject” (reciclaje desechado), la colección está compuesta por bloques de construcción hechos de fibras no reciclables de la industria de reciclaje de papel que funcionan como elementos para ensamblar varias piezas, como estantes, taburetes y bancos. Al triturar y secar las fibras sobrantes, agregar aglomerante y pigmento, y luego moldearlas bajo presión se genera un material duro y fuerte, como piedra o ladrillo, con una superficie lisa.

Sólo 3 elementos: bloque vertical, bloque horizontal y clavija de conexión se necesitan para construir varias piezas de mobiliario. En el proceso de formado, se pueden presionar 4 bloques al mismo tiempo durante 20 minutos bajo la prensa. Se necesitan 10 bloques para construir un gabinete, una mesa o un banco largo.