En la localidad costera de Bellport, Estados Unidos, el arquitecto japonés Toshihiro Oki ha finalizado esta casa de fin de semana concebida como una plataforma social para el propietario, su familia y muchos amigos e invitados que visitan y disfrutan fuera de la ciudad de Nueva York. El acceso, la sala de estar, el comedor y la cocina son el núcleo central donde se mezcla la actividad social.

Las grandes puertas corredizas de vidrio abren estas áreas y dejan que el exterior fluya libremente hacia el interior, permitiendo que la gente se mueva sin tropiezos entre estas dos dimensiones. La piscina, el paseo marítimo y varios paisajes y patios alrededor de la casa ofrecen múltiples configuraciones para diversas actividades. Las personas pueden deambular mientras la luz del día cambia en el desarrollo de la casa durante el día, sintiendo la presencia y la sincopación de la mañana, la tarde, el atardecer y la noche.

Alrededor de la casa hay una propiedad de más de 2 acres que abarca desde pasto bien cuidado, huertos, paisaje salvaje, árboles altos y antiguas y variadas especies de bosque en crecimiento. La casa está salpicada de corredores con puertas de vidrio correderas que actúan como un conector entre paisajes, como si fueran umbrales para pasar de una escena a la siguiente en una película.

”Aquí, todos son libres de crear su propia historia a medida que pasan de un lado a otro a su propio ritmo. O pueden quedarse quietos y simplemente observar el paisaje y la actividad que se desarrolla ante ellos.” dice Toshihiro Oki.

planta general