¿Sabías que el maíz se plantó por primera vez en México hace 9000 años y que ahora ese país tiene más de 60 especies diferentes, cada una con su maravilloso color y textura? Obsesionado con la idea de producir para una nueva generación de consumidores a partir de materias primas naturales, el diseñador mexicano Fernando Laposse ha creado Totomoxtle, un material que reutiliza las hojas de maíz para crear una colorida chapa natural que sirve para producir soluciones de revestimiento, objetos y detalles de marquetería.

Además de crear un nuevo material sostenible, el proyecto también crea conciencia sobre la rápida pérdida de las especies originales de maíz en un mundo globalizado. El totomoxtle se realiza en asociación con agricultores indígenas que han visto amenazada su forma de vida mediante la introducción de maíz modificado genéticamente y la estandarización de vegetales para el consumo en los supermercados.

”El proyecto está creando empleo local basado en esta nueva aventura para asegurar que los agricultores puedan seguir plantando sus variedades tradicionales. La defensa de la diversidad de cultivos y la libertad de elegir cómo nos alimentamos a nosotros mismos no solo es clave para preservar las tradiciones culinarias, sino que es esencial para un sistema de producción de alimentos justo y saludable para el futuro.” dice Fernando Laposse.

Para producir la chapa Totomoxtle, Laposse calienta las hojas antes de pegarlas sobre su material de refuerzo. Debido a las dimensiones de la hoja de maíz promedio, existen limitaciones de tamaño, superadas por el corte con láser y el aserrado de chapas pequeñas para hacer piezas de marquetería.