Los arquitectos Violeta Alcaide Weishaupt y Manel Jiménez Ibáñez colaboraron con Diabla, la línea outdoor de Gandiablasco, con el diseño de ”Touffu”, una original casa para mascotas que esconde un diseño muy especial detrás de su típico formato con tejado a dos aguas.

Lo que hace diferente a esta propuesta no se manifiesta de una manera muy evidente, así que hay que observar la pieza en detalle y con la mirada puesta en cómo se ensambla. Su estructura está ideada de manera que los paneles que la conforman se van encajando unos con otros en el proceso de montaje mediante un sistema de ranuras, que permiten que se ensamblen y a la vez se soporten entre sí, sin necesidad de tornillos. Las partes se acoplan ejerciendo además una presión entre ellas, de modo que la casa resulta completamente estable.

”Este tipo de acoplamiento por presión y sin necesidad de elementos adicionales de ensamblaje es todo un arte en la carpintería tradicional japonesa, muy empleado en particular en la construcción de estructuras arquitectónicas. Y es que los diseñadores de esta ingeniosa casa de exterior para mascotas son dos arquitectos.”, dijo Diabla en un comunicado.

”Touffu posiblemente sea la escala más pequeña de casa que se puede diseñar como arquitecto, pero como dificultad añadida requería que pudiera acomodarse en un paquete plano para optimizar su envío.”, agregaron Violeta Alcaide Weishaupt y Manel Jiménez Ibáñez.

Los paneles de la casa, que se intuye será más habitada por perros que por otros animales, están hechos con tablero fenólico, un material que aguanta muy bien a la intemperie. Sin embargo, Touffu puede ubicarse por su estética en interiores también, ya que no tiene una apariencia muy marcada de casa de mascotas para exterior. En su interior tiene un cojín, forrado de un tejido desenfundable para que pueda lavarse fácilmente.

Touffu está disponible en dos medidas, una para animales más grandes y otra para mascotas de menor tamaño. Se puede usar tanto para perros como para gatos o roedores domésticos.