En 2015 la Municipalidad de Paredones, una comuna ubicada en la zona central de Chile, invitó a la diseñadora Rocío Schätzke ha realizar un taller dirigido a un grupo de artesanas dedicadas a la elaboración de productos con trenzados de paja de trigo, con el objeto de mejorar su oferta. Durante el año siguiente, Rocío continuó reuniéndose con Zaida Muñoz, Graciela Toledo y Débora Vidal -3 de las artesanas del taller impulsado por el municipio- para dar forma a ”Trenzados de Cutemu”, un proyecto que tiene como objetivo revitalizar y revalorizar a la comunidad de artesanas y artesanos trenzadores de Cutemu, incorporando estrategias de diseño en su oficio en paja de trigo.

”Hemos buscado rescatar la esencia de cómo nace este oficio, documentar y entender sus procesos de elaboración, para así realizar en conjunto nuevos productos que poseen atributos propios de la identidad local.”, dice Rocío Schätzke en un comunicado.

En Cutemu, una pequeña localidad ubicada en la comuna de Paredones, se utiliza el trigo ligún para trenzar. Es una semilla que ha sido guardada y compartida a través de varias generaciones, y tiene características relacionadas a su firmeza, que lo hacen ser excelente para el trenzado y elaboración de objetos.

La primera producción del proyecto incluye una línea de cinturones que nace del acto de ”trenzar con trenzas” y una cartera circular que surge fruto del análisis de la costura circular utilizada en la chupalla (sombrero típico de Chile), el único objeto popular que aún demanda el trenzado en paja trigo en la zona. Ambos objetos se resuelven únicamente con la trenza y la costura en hilo de algodón, logrando así una autonomía y sustentabilidad en la producción, al no hacer a las artesanas dependientes de otras materias primas.

”Nuestro objetivo es que en un futuro cercano, estos diseños puedan integrarse a la comunidad, y convertirse en nuevas fuentes de ingreso para las y los habitantes de Cutemu.”, agregó Rocío Schätzke.

Dentro del proceso de creación, el principal desafío fue que cada objeto tuviera una mínima intervención de otros materiales, y lograr además un equilibrio entre el esfuerzo invertido en la producción, y la retribución económica obtenida de él.

Los sombreros de la artesana Berenilde Meléndez, realizados con un trenzado único en Cutemu, también han sido incorporados al proyecto como una forma de reconocimiento a su trayectoria y al valor cultural de su oficio.

El año 2017 se incorpora al equipo la diseñadora Sofía Hott, con el objetivo de apoyar en el desarrollo de nuevos productos y se comienza a trabajar con el  financiamiento de un fondo regional otorgado por el  Ministerio de las culturas y las artes de Chile. Con este apoyo se comienza a realizar un trabajo colaborativo, donde se generan instancias de trabajo en conjunto entre artesanas y diseñadoras, que permiten la creación de nuevos objetos en base a la trenza en paja de trigo.

Recientemente el Ministerio de las culturas y las artes de Chile otorgó al proyecto ”Trenzados de Cutemu” el ”Sello de excelencia a la artesanía”  por la línea de cinturones trenzados de Cutemu, reconocimiento que marca un hito importante, pues por primera vez se reconoce este oficio a nivel local. Actualmente, el proyecto liderado por Rocío Schätzke y Sofía Hott cuenta con una pequeña producción que espera aumentar el 2019, junto a la incorporación de nuevas artesanas.

Sofía Hott, Zaida Muñoz, Graciela Toledo, Rocío Schätzke y Débora Vidal