En Reykjavik, la capital de Islandia, el estudio local At10 ha creado un embalaje bioplástico para carnes hecho de la piel del propio animal para reducir los residuos vinculados al consumo de carne. Llamado ”Bioplastic Skin”, el empaque para hot dogs y láminas de jamón es transparente y tiene una textura similar al plástico, se produce al hervir pieles de animales en agua, un proceso que libera colágeno y gelatina para crear una sustancia similar a un gel que “puede moldearse en cualquier forma deseada” antes de endurecer.

Presentado en Design March, que tuvo lugar en Reykjavík entre el 28 y el 31 de marzo pasado, el proyecto insta a los consumidores a “repensar” su relación con la carne incorporando a todo el animal en el proceso de consumo, no solo las partes comestibles. El envase biodegradable también representa una alternativa al envoltorio de plástico de un solo uso, que tiene un efecto perjudicial sobre el medio ambiente.

“Las pieles de animales a menudo se consideran un subproducto en la industria de la carne y si tomamos la decisión de consumir carne, es nuestra responsabilidad utilizar a todo el animal y hacerlo con la menor contaminación posible para nuestro planeta”, explicó el estudio.

Además de proporcionar un sustituto ecológico para la envoltura de plástico, el estudio de diseño espera que su empaque poco convencional provoque discusiones y debates entre los consumidores de carne.

“Al desafiar la forma en que presentamos la carne al consumidor, esperamos abrir una plataforma para la discusión y el debate”, explicó el estudio. “Este material no debe parecer desagradable ni repelente de ninguna manera, por el contrario, la esperanza es que la gente pueda apreciar el gesto poético de volver a poner un animal en su piel y servirlo a la gente”.