El estudio estadounidense UnitedLab Associates ha diseñado este concepto de espacio terapéutico llamado ”Round Retreat” o ”Refugio Redondo” que busca estrechar lazos con la naturaleza circundante.

El edificio está anclado al lugar por su relación con los elementos naturales. Cuatro árboles y un estanque presentan una matriz natural de la que surge este diseño. La estrategia formal comienza rodeando totalmente un árbol existente y permitiendo que los otros árboles erosionen el perímetro, formando espacios cóncavos en forma de rosquilla. De esta manera, los árboles y la arquitectura forman una relación figura-fondo.

Para reforzar el efecto de una geometría pura, la “rosquilla” está poblada por espacios circulares que se excavan del todo, mientras se crean espacios de circulación de flujo libre alrededor de las áreas programadas. Al liberar la estructura de ángulos rectos, los visitantes sincronizan con los ritmos y órdenes de la naturaleza a medida que la arquitectura se fusiona con su entorno y se convierte en un telón de fondo sereno para la relajación y la sanación.

Cada elemento del programa se distribuye en espacios cilíndricos de tamaño relativo a sus funciones. La ocupación relativamente baja tanto para la residencia como para el uso de terapias permite generosos espacios de circulación a lo largo del proyecto. Los pasajes escultóricos combinados con las áreas programadas más íntimas brindan un ambiente cálido para que los grupos se reúnan pero también permiten la introspección y la soledad.

La disposición de cada cilindro no se basa en clústeres programáticos, sino que es una secuencia de flujo libre que fomenta las interacciones inesperadas. Por ejemplo, hay un sauna en los lados norte y sur con dormitorios, salas de spa y una cocina intercalada entre ellos. La planta abierta facilita las conexiones fortuitas y genera nuevas relaciones entre los ocupantes, la arquitectura y la naturaleza.

sustentabilidad

Junto con una experiencia espacial deliberadamente diseñada, el edificio está estratégicamente diseñado para minimizar su huella, tanto literal como figurativamente. Para proteger la vegetación natural, todo el edificio se eleva a 1,5 m del suelo, permitiendo el paso de la vida silvestre.

planta general