El 19 de septiembre de 2017 un terremoto que tuvo su epicentro en el estado de Puebla, México, mató a más de 350 personas. El movimiento provocó una gran destrucción en los estados de Puebla y Morelos, así como en el área del Gran México, donde se derrumbaron más de 40 edificios. La destrucción generada por el terremoto llevó a varias ONG a emprender esfuerzos de reconstrucción.

Este proyecto de reconstrucción, en la pequeña ciudad de Ocuilan, fue parte de una iniciativa liderada por varias ONG, en colaboración con el estudio de arquitectura de Rozana Montiel. Diseñada para una madre soltera con dos hijos, la ”Vivienda Rural en Ocuilan” necesitaba ser construida de manera rápida y efectiva.

La construcción, afectada por el sismo de 2017, padecía de inundaciones, humedades, ventiscas frías, muros fracturados, y no tiene abasto de agua; por restricciones espaciales, sus habitantes viven en hacinamiento insalubre.

Bajo el programa de PienZa Sostenible, el proyecto recupera el patrimonio de una jefa de familia a cargo de sus dos hijos menores y de su abuela, un adulto mayor discapacitado. El diseño, que recupera y reinterpreta elementos vernáculos de materialidad y construcción, genera plusvalía en la casa y el predio, e incrementa la calidad de vida y desarrollo económico de la familia.

”Nuestro diseño, económico, pero de gran eficacia, incrementa exponencialmente el valor de la propiedad original, a la par que mejora el biene­star cotidiano, la convivencia social y las oportuni­dades económicas de la familia en su totalidad.” dijo Rozana Montiel.

La nueva vivienda proyectada integra las costum­bres de usos espaciales de los habitantes de la región con una planta arquitectónica flexible que obedece a las diferentes necesidades espaciales. En la casa-habitación, la espacialidad generada por el techo a dos aguas permitió la creación de una buhardilla que habilita un cuarto separado para los hijos, y que además provee de doble altura al comedor, mejorando la calidad espacial de los interiores que junto con la orientación sur de la casa generan confort térmico dentro de la vivienda. Para los techos y escalera se busca emplear polín de madera reciclado a fin de aprovechar al máximo el bajo presupuesto.

Los muros de ecoblock, y los techos de madera para la casa permiten un ambiente térmico. La separación del piso respecto al terreno natural elimina el problema de hume­dades y encharcamiento. Una rampa de acceso habilita la circulación del miembro familiar discapacitado.

La cocina central no sólo abre un espacio de auto-sustento económico, también articula un espacio de convivencia común entre la vivienda nueva y otras dos casas dentro del mismo predio que son propiedad de familia extensiva. El tinaco para almacenamiento de agua, que surte un baño cerrado y abastece una pileta, facilita un recurso cotidiano no-renovable y, por tanto, incrementa la calidad de vida de la familia en su conjunto.

axonométrica