Vollebak, la empresa fundada por los hermanos Nick y Steve Tidball que utiliza la ciencia y la tecnología para fabricar el equipo deportivo del futuro, ha creado una camiseta que usa solo plantas y algas. Como la camiseta está hecha de eucalipto y pulpa de hayas de bosques gestionados de forma sostenible y algas cultivadas en biorreactores, se biodegrada en solo 12 semanas.

“Lo único diferente de esta camiseta es que creció en el suelo y en el agua, y ahí es donde está diseñada para terminar también”, explica el cofundador de Vollebak, Steve Tidball. ”Todo lo que necesita hacer es recordar compostarla al final de su vida útil y ayudará a que crezcan nuevas plantas “.

Para convertir el alga en una tinta imprimible, en lugar de pasar el agua del lago a través de una red de algodón, el equipo de diseño pasó el agua del biorreactor a través de un filtro. Este proceso separó las algas, dejando una pasta espesa de algas. Esta pasta se seca al sol para crear un polvo fino, que se mezcla con un aglutinante a base de agua para hacer tinta de algas.

Esta tinta se imprime en en la camiseta ”plant and algae t shirt” hecha de pulpa de madera. El eucalipto, la haya y el abeto fueron triturados antes de convertirse en fibra, luego en hilo y finalmente en tela. Toda la madera se cosecha de plantaciones forestales sostenibles y está certificada por el programa para el aval de la certificación forestal (PEFC), el sistema de certificación forestal más grande del mundo.

Las algas no pueden sobrevivir una vez que se retiran del agua, por lo que las algas en la camiseta ya no están vivas. Debido a que estas comienzan su vida como una planta en lugar de un tinte químico, el pigmento natural en las algas es más sensible y no se comportará como el color normalmente lo hace en la ropa. Tan pronto como entra en contacto con el aire, comienza a oxidarse, lo que significa que el verde comenzará a cambiar de color y la camiseta puede verse diferente de una semana a otra a medida que se desvanece.