El fabricante de automóviles sueco Volvo es el responsable de sumar una nueva historia a la selección Diseño para un cambio presentada por dis-up! Se trata del proyecto ”living seawall” o ”rompeolas vivo”, una solución desarrollada entre Volvo, el Instituto de ciencias marinas de Sydney y el Laboratorio de diseño de arrecifes, que tiene por objetivo combatir la contaminación plástica del océano.

La solución es un dique marino vivo -o activo- compuesto por 50 palmetas impresas en 3D que imitan la estructura de la raíz de los árboles de mangle. El proyecto tiene como objetivo agregar complejidad a la estructura de diques existente y proporcionar un hábitat para la vida marina.

Según una investigación, un camión de basura de plástico ingresa a los océanos del mundo cada minuto, mientras que más de la mitad de la costa de Sydney es artificial, ya que los hábitats han sido reemplazados por barreras marinas y degradados por la contaminación plástica. Además de organizar la limpieza de playas en todo el mundo. De este modo, el dique marino vivo pretende ofrecer un medio para ayudar a la biodiversidad y atraer organismos que se alimentan por filtración.

En la medida que esta estructura orgánica atraiga a los organismos, más absorberán y filtrarán los contaminantes, como las partículas y los metales pesados, lo que mantendrá el agua “limpia”. Las palmetas impresas en 3D se instalan a lo largo de una estructura de dique existente en el puerto de Sydney, mientras que los investigadores monitorerán el dique vivo durante los próximos 20 años para analizar su impacto en el fortalecimiento de la biodiversidad y la calidad del agua.