BIG Architects ha colaborado con la empresa de espacios de trabajo compartido, WeWork, diseñando los espacios para la primera escuela del sistema WeGrow en la ciudad de Nueva York. Acá, el paisaje de aprendizaje interactivo apoya un enfoque consciente de la educación, fomentando el crecimiento, el espíritu y la mente del niño del siglo XXI. El universo de aprendizaje de 930 metros cuadrados para niños de entre tres y nueve años se encuentra en la sede de WeWork en el vecindario de Manhattan. El entorno escolar está diseñado para integrar los valores de un nuevo enfoque consciente de la educación.

“WeGrow fue creado para liberar el potencial creativo de todas las generaciones a través del diseño. Con esta primera ubicación en la ciudad de Nueva York, hemos creado un espacio para facilitar y acomodar el enfoque transformador de WeGrow para el aprendizaje porque a medida que la vida evoluciona, los entornos en los que viven los niños influyen más y más y cuando el diseño es menos prescriptivo y más intuitivo, no tenemos que decirles cómo usar el espacio y cada interpretación de cómo usan el espacio es buena”. dijo Bjarke Ingels, Socio fundador y Director Creativo de BIG.

WeGrow está diseñado para que el aprendizaje sea una experiencia transformadora y holística. Un campo de objetos superelípticos con una variedad de funciones permite a los niños moverse libremente a lo largo del día y aprender del entorno que los rodea y entre ellos. El paisaje de aprendizaje fomenta la colaboración al enfatizar los espacios transparentes y comunitarios, que comprenden más de la mitad de la escuela: cuatro aulas, talleres flexibles, espacio comunitario, estudio de usos múltiples, estudio de arte, sala de música y otros escenarios de juegos apoyan la energía de la creación y la unidad.

“WeGrow está comprometido a elevar la conciencia colectiva del mundo. Creemos que todos somos estudiantes de la vida para la vida, y que el propósito de la vida es estar en un estado constante de crecimiento personal. A través de un plan de estudios que se enfoca por igual en la mente, el cuerpo y el alma, ayudamos a los estudiantes a identificar sus superpoderes y a descubrir cómo usarlos para ayudar a otros ”. comentó Rebekah Neumann, fundadora y directora general de WeGrow y socia fundadora y directora de marca WeWork.

La mayoría de las divisiones dentro de la escuela son estantes elevados al nivel del niño, lo que permite que la luz natural llegue a lo más profundo del edificio. Tres niveles diferentes de estanterías para cada grupo de edad se curvan ocasionalmente para crear diversos bolsillos de actividades y dar una sensación de comodidad, seguridad y comunidad, al tiempo que permite a los maestros tener una perspectiva completa del espacio en todo momento. Arriba, las nubes acústicas hechas de fieltro reflejan los diferentes patrones de la naturaleza (huella digital, coral, paisaje y luna) y se iluminan con bombillas Ketra que cambian de color e intensidad según la hora del día.

Cada estación de aprendizaje dentro de WeGrow incluye muebles con detalles y materiales cuidadosamente diseñados por BIG para optimizar el entorno educativo: las aulas modulares promueven el movimiento y la colaboración, las mesas y sillas de rompecabezas fabricadas por Bednark Studio vienen en tamaños para niños y padres para ofrecer perspectivas iguales. El jardín vertical con azulejos hecho en Suiza por Laufen son bolsillos de lavanda, violetas dulces, menta chocolate y otros, dependiendo de la exposición a la sombra.

Las cualidades de la naturaleza a menudo se toman prestadas a lo largo de WeGrow para crear un ambiente tranquilo para un estudio más centrado: los estantes de hongos, el prado mágico con guijarros suaves y las colmenas de lectura, forman una biblioteca inmersiva que ofrece un entorno de aprendizaje orgánico.

Axonométrica