La estudiante israelí Yaara Nusboim se ha graduado recientemente como diseñadora industrial en Shenkar College of Engineering and Design con el diseño de ”Alma – Therapy Dolls”, una serie de juguetes diseñados para niños que enfrentan problemas emocionales que destinada a un proceso terapéutico. El objetivo de estas abstractas muñecas de madera es facilitar la conexión de un niño con su mundo interior y promover la sanación.

”La psicoanalista Melanie Klein fue la primera en reconocer la importancia del juego en la terapia infantil. Ella entendió que el juego proporciona una idea del inconsciente del alma del niño y, por lo tanto, desarrolló el método Play Therapy. Este método sugiere que los niños son capaces de curarse a sí mismos, solo necesitan las condiciones adecuadas para ello.” explica Yaara Nusboim.

Dado que un componente importante del proceso de terapia es el tacto y la sensación, los materiales de los que están hechas las muñecas son madera de arce y poliuretano flexible. La madera transmite calidez, tranquilidad, seguridad, además de proporcionar una superficie agradable y lisa al tacto. A través de su forma y textura, los materiales flexibles representan los impulsos internos de los niños.

La combinación de los dos materiales juntos está diseñada para equilibrar las experiencias positivas con las experiencias negativas. Las muñecas están abiertas a diversas interpretaciones y cada niño puede verter en la muñeca sus emociones, en función de sus propios antecedentes y sentimientos.

El proyecto, que resultó ganador del concurso internacional Kind And Jugend 2019, se realizó en colaboración con psicólogos y terapeutas infantiles, y la forma y el diseño de las muñecas se basan en lo que Yaara Nusboim aprendió sobre los problemas emocionales de los niños. Las muñecas fueron seleccionadas para representar el rango de emociones que surgen durante la sesión de terapia, tales como el miedo, el dolor, el vacío, el amor, la ira y la inseguridad.