La vitalidad de las tipologías urbanas de China radica en la variabilidad de sus elementos, que refleja ciertas nociones chinas de vida comunitaria, o del pueblo como familia extendida. Al heredar un plan maestro basado en formaciones genéricas de los suburbios, el desafío para el estudio Neri & Hu fue crear un nuevo paradigma de vida que se adapte al estilo de vida chino moderno. El primer paso en el diseño del proyecto ”Yangcheng Lake Villas” fue romper la solidez y la singularidad de la vivienda unifamiliar arquetípica en unidades de vida más pequeñas, que, cuando se entrelazan con el paisaje, la circulación y los espacios comunes, pueden comenzar a recordar la vitalidad de la vida china.

”En una noción recién definida de vida en los suburbios, el paisaje ya no puede ser relegado únicamente al reino del exterior ni puede definirse simplemente como césped herboso y setos bien cuidados. Los elementos organizadores de los jardines chinos clásicos (camino, umbral, centro e infinito) generan un viaje secuencial que entrelaza el interior con el exterior, el paisaje duro y el suave, natural y artificial, estructurado y orgánico.” dice Neri & Hu en un comunicado y agrega:

”Nuestro entorno de vida debe reflejar la naturaleza compleja de nuestras relaciones, con nuestra familia, con nuestros vecinos, con la naturaleza y con nosotros mismos, cómo vemos o esperamos ser vistos, cómo nos unimos a nuestras similitudes y diferencias culturales. El espacio que habitamos debe permitir el dinamismo de estas relaciones en constante cambio a la vez que se mantiene una base estable que es consistente, de la cual uno puede derivar la comodidad del “hogar”.

El diseño interior de las villas ubicadas frente al lago Yangcheng, un lago de agua dulce a unos 3 kilómetros al noreste de la ciudad de Suzhou en la provincia de Jiangsu, toma señales de la arquitectura china, que consta de dos elementos principales: las paredes de ladrillos ondulantes en la base y las cajas blancas flotantes arriba. La clara delineación de la materialidad en la superficie es también un significante para la separación programática de los ámbitos público y privado en su interior.

Las paredes de ladrillo gris chinas tradicionales envuelven el sótano y el primer piso, para contener funciones comunes tales como sala de estar, comedor, gimnasio y spa, salón de té y sala multimedia.

La paleta de materiales de estos espacios se basa en el ladrillo rústico, completándolo con ricos pisos de madera ennegrecida, paredes de roble cálido natural, hormigón, telas y tonos neutros, además de acentos de bronce y acero negro. Las sugerencias de colores brillantes y las superficies con espejos en las piezas de mobiliario aportan un toque de ligereza a este espacio robusto y masculino.

En contraste con la parte inferior, el nivel superior alberga las funciones privadas, que incluyen la sala familiar, la suite principal, la habitación de los niños y una habitación adicional para invitados. El interior de los volúmenes blanco puro mantiene una paleta ligera de pintura blanca, laca, telas transparentes, terrazo blanco, roble teñido claro y acero inoxidable cepillado.

La serie de paneles y cortinas móviles permiten que los espacios se reconfiguren libremente, mientras que la combinación de diferentes tonos y texturas blancas brindan al espacio una sensación de suavidad general que pretende mejorar la calidad y la comodidad de estas habitaciones íntimas.