Desde que el arquitecto francés Yannick Martin ha enfocado su carrera en ejercicios de representaciones gráficas, el cubo y sus posibilidades espaciales ha sido una de sus más grandes obsesiones. Esta vez, y de la mano de su estudio Wha-t, Yannick presenta 3 ejercicios que rompen y tuercen un cubo para estudiar símbolos, volúmenes, lenguajes, estructuras y posibilidades de configuraciones arquitectónicas. Se trata de un juego de combinación y declinación para crear un juego no exhaustivo. Catálogo de formularios. Estas formas están ahí para invitarnos a ver detrás de la apariencia. Un cubo es mucho más de lo que parece y al interrogarlo, revela nuevos perspectivas ¿Y qué pasa si empezáramos a cuestionar todo lo que tomamos por sentado?

Ejercicio N° 09: el cubo aquí se rompe y se reconstruye para descubrir combinaciones espaciales ocultas en su interior. Es un juego de construcción y deconstrucción, refiriéndonos a nuestra forma de ver todo lo que nos encontramos. De hecho, el cubo es mucho más de lo que parece ser. Así que ¿Qué pasa con todas las otras cosas que componen nuestro mundo?

Ejercicio N° 10: una vez más fragmentado y modulado, el cubo está ahí para invitar a mirar estructuras arquitectónicas simples que podríamos imaginar como nuestra ciudades. Algunas ya han sido utilizadas y otras pueden ser creadas si solo dejamos de hacer edificios genéricos.

Ejercicio N° 11: Ya no se trata de reconocer el cubo. Tenemos fragmentos que de alguna manera se comunican, piezas que intentan definir la espacialidad y encontrar un equilibrio. Se trata de dos entidades que intentan entenderse unos a otros.