El estudio español YLAB Arquitectos ha transformado una compartimentada y oscura vivienda, ubicada en una antigua finca del barrio barcelonés de Gracia, en este soleado y espacioso departamento de 90 metros cuadrados que incluye una galería-jardín.

La propiedad original fue adquirida por una pareja noruega enamorada de la ciudad y del diseño, que supieron intuir el potencial de su soleado patio interior y decidieron adquirirla como residencia ocasional. Querían convertirla en un espacio luminoso y crear un jardín semi-exterior que supliera la falta de un espacio exterior.

Para lograr el objetivo de los propietarios se propone una actuación que persigue liberar el espacio mediante importantes modificaciones estructurales, consiguiendo un máximo aprovechamiento de la luz mediante la apertura de la fachada al patio, y la recuperación de la galería original de la finca para convertirla en una galería-jardín.

La nueva distribución gira en torno a un espacio diáfano central en L, conectado a la galería-jardín y al patio interior. En la zona interior se ubica el dormitorio de la pareja, equipado con un armario ropero de madera natural de roble que integra un tocador con mesita abatible. El dormitorio cuenta con un baño propio al que se puede acceder también desde la zona común mediante una doble puerta.

El concepto de distribución parte de la segregación de las funciones clásicas en distintas sub-zonas, más afines con la forma particular de vivir de los propietarios. Así la cocina-comedor se desintegra en hasta cuatro sub-zonas distintas: la zona de fuegos y la de aguas, ambas en espacios contiguos dentro de un mueble al frente del espacio común; la zona de desayuno en un segundo mueble en ángulo, con espacio para pequeño electrodoméstico y sobre extraíble; y la de vinoteca/bar, en un tercer mueble más cercano a la sala. Todas ellas giran en torno al espacio central, amueblado mediante islas de mobiliario flexibles como la mesa de comedor y la zona de butacas, que se complementan y dan sentido mutuamente.

Los espacios de cocina están integrados en el mobiliario perimetral, realizado en madera natural de roble claro y provisto con herrajes y sofisticados accesorios interiores Blum. Grandes puertas escamoteables ocultan los espacios abiertos de cocina, acabados en Neolith color blanco y en madera natural, y los grandes electrodomésticos de cocina. Los electrodomésticos vistos, como la campana Novy, han sido seleccionados por su capacidad de integración con el mobiliario.

planta general