En Barcelona, España, YLAB Arquitectos ha reformado este apartamento situado en un moderno edificio residencial ubicado dentro del parque de Diagonal Mar, a pocos metros de la playa. Los propietarios, una pareja enamorada de Barcelona, encargaron la renovación para disfrutar de la cercanía al mar y la tranquilidad de esta parte de la ciudad. Querían convertir esta vivienda de dos habitaciones en un espacio confortable y funcional de un solo dormitorio, donde los ambientes principales se conectan y se abren a la terraza exterior mediante un espectacular ventanal con vistas sobre el parque y el mar.

Para cumplir los deseos de los propietarios, se propuso una redistribución completa de la vivienda original, dando prioridad al espacio común central formado por la cocina y el salón, que se alinea con el dormitorio suite a lo largo del ventanal, para el máximo aprovechamiento del panorama y la luz.

Para dar más unidad al ”Apartamento en calle Llull”, el perímetro se ha revestido de carpintería de madera, alternando la madera de roble y la laca color marfil con acentos en color grafito, sobre un pavimento común de parquet de roble. Esta carpintería perimetral acompaña toda la vivienda y forma el mobiliario a medida y los aplacados de paredes, mimetizados con las puertas de las diferentes estancias.

En el vestíbulo comienza el aplacado en laca blanco marfil que conecta con la cocina, separados por una puerta pivotante con herrajes que desaparece de la vista cuando se abre. La cocina está realizada a medida como el resto del mobiliario. La zona de trabajo está equipada con los fuegos, campana de extracción y el fregadero.

La cocina se prolonga longitudinalmente hasta el salón y la terraza, solo separada por un mueble central que oculta un pilar estructural y cuya volumetría enmarca la visión del mar al fondo. Las paredes que conectan estos espacios están revestidas en madera de roble, completando funcionalmente la cocina y añadiendo almacenaje.

La sala está conectada con el dormitorio suite a lo largo de la fachada a través de un ventanal longitudinal revestido por un gran marco perimetral color grafito, que conecta con el acabado en el mismo color de la terraza y acentúa el encuadre de la vista exterior. Este marco oculta la iluminación perimetral, compuesta por las lámparas Minigrid In Trimless de Deltalight, y las persianas enrollables motorizadas en tejido screen color grafito de Silent Gliss. El ventanal está flanqueado por plantas dispuestas en hidrojardineras de color negro.

La sala está amueblada por un sofá gris junto a la lámpara de pie Half de Milan, bajo unos lienzos de la artista Claudia Valsells. Sobre la alfombra Kerala de Francisco Cumellas, dos puffs de terciopelo Stilla de Aytm, una butaca negra con mesita de Vitra, la mesita Common Effort de Sanna Völkers y la lámpara Peak de Milan completan un conjunto de mobiliario que permite múltiples configuraciones.

El dormitorio suite comunica con la sala a través de una puerta corredera oculta para respetar la continuidad del ventanal exterior. Una silla de roble sirve de zona de lectura sobre una alfombra junto a la ventana. La cama tiene como cabezal una pared aplacada con el mismo parquet del pavimento. Al fondo del dormitorio, los armarios de roble del vestidor, conectan con el baño. El baño está revestido por completo en gress color marfil. Está equipado con un lavabo suspendido con cajonera de roble y bañera con iluminación mural oculta.

La terraza exterior y las jardineras laterales de obra están acabadas en piedra abujardada color oscuro, como una extensión del ventanal. La terraza está amueblada por la butacas BKF de cuero negro.