El estudio japonés nendo ha colaborado con el  fabricante de productos de sujeción YKK para rediseñar el mecanismo de la típica cremallera. Luego de evaluar minuciosamente cada componente de estas, el estudio liderado por Oki Sato propuso 5 tipos de cremalleras en un proyecto que bautizó como ”zippppper”.

”El concepto básico de una cremallera es abrir y cerrar la abertura entre dos piezas de material sin espacios entre medio. En lugar de centrarnos en los acabados superficiales o la decoración, era importante dar un paso atrás y profundizar en la pregunta fundamental, “¿Qué es exactamente una cremallera?” Los elementos de sujeción alineados entre sí en una línea recta se entrelazan entre sí o se separan dependiendo del movimiento del control deslizante que nos ofrece el mecanismo.” dijo nendo.

representaciones de los 5 mecanismos para cremalleras

Cremallera que cruza: A diferencia de las cremalleras ordinarias que solo se pueden abrir o cerrar en una dirección, se cruza una cremallera con otra en ángulo recto, lo que les permite abrirse y cerrarse “a lo largo” y “a lo ancho”. La parte de intersección de la cremallera es fijada mediante el uso de cuatro pequeños elementos que se complementan entre sí.

Cremallera con aberturas: Si bien todavía se mantiene la usabilidad típica de una cremallera, se diseñaron nuevas funciones que permiten crear aberturas en el cierra para ofrecer, transpirabilidad, flexibilidad y medios para pasar cables o cordones, mediante la fijación de “puntos” en lugar de en una “línea completa”. Los elementos de la cremallera se sujetan uno encima del otro como un botón y no uno al lado del otro.

Cremallera para sujetar tres elementos: Al mover un deslizador de tres puntas, tres conjuntos de elementos se retuercen entre sí, lo que permite ir más allá de la dimensión “plana” y unir las telas “tridimensionalmente”. En un solo espacio, tres compartimentos se pueden separar o conectar simultáneamente.

Cremallera para sujetar a la perfección: Originalmente, las cremalleras tienen un “punto de inicio” y un “punto final”, pero al conectar los dos, se logró una accesibilidad de 360 ​​grados desde cualquier dirección. Además, fue posible agregar sucesivamente partes circulares una tras otra.

Cremallera con movimiento giratorio: Al tirar de un control deslizante con una mano, la otra mano debe sostener la parte inferior del material para que la cremallera se extienda linealmente, haciendo que se abra y cierre suavemente. Esto puede ser “estresante” para algunas personas, y se resolvió reemplazando el “movimiento lineal” por un “movimiento giratorio”. Cuando se gira el deslizador -similar a un disco- el engranaje interno sujeta los elementos y se abren y cierran simultáneamente con el movimiento sin necesidad de ocupar las dos manos.