El dúo rumano compuesto por la diseñadora de moda Lana Dumitru y el arquitecto Vlad Tenu han reinterpretado la tradición para la próxima era espacial, con un vestido híbrido que funde arte con tecnología. Se trata de una indumentaria construida a partir de más de 25,000 cristales Swarovski que celebran el lanzamiento del laboratorio de diseño interdisciplinario, foræva. Concebido como una pieza colorida y futurista, el llamativo vestido representa una visión de la alta costura de la era espacial a la vez que preserva elementos de la tradición rumana.

Los diseñadores usaron el patrón popular de una alfombra rumana tradicional como base para el patrón de diseño. La complejidad de este vestido ha alcanzado un nivel de ingeniería, solo posible a través de simulaciones 3d completas, métodos de diseño algorítmico y prototipos digitales.

foræva es un vestido único que transmite un mensaje positivo y colorido enviado desde el siglo siguiente: la identidad y la tradición no se perderán en el camino de la interglobalización, evolucionarán de formas inesperadas, modeladas por la tecnología y las emociones.

”Æva” es el personaje femenino que viene del futuro para inspirarnos y guiarnos a través del redescubrimiento de nuestros valores por excelencia. Ella trae una constelación de nuevas posibilidades y direcciones para dar forma a nuestra herencia futura. Ella es la vieja Eva y la futura, llevando la tradición como la cosa más de moda en la galaxia.” dicen Lana Dumitru y Vlad Tenu.

Basado en un enfoque multidisciplinario, el diseño escultórico se logra a través de formas completamente nuevas de usar los cristales Swarovski. Informados por algoritmos complejos, los cristales actúan como elementos estructurales así como también como ornamentos para formar la geometría fluida y las superficies continuas del vestido. Simultáneamente, también se comportan como píxeles 3d coloreados, que ilustran patrones discretos tridimensionales y relieves orgánicos.

Los cristales están controlados por un algoritmo personalizado diseñado para interpretar patrones tradicionales y recrearlos a partir de cristales Swarovski, de forma similar a los motivos cosidos tradicionales que se codificaron y transmitieron de generación en generación en la cultura rumana.

Es un diseño basado en procesos, que crea no solo un modelo sino una familia de ellos, totalmente simulado en 3d para un diálogo de producción con robots de fabricación en lugar de la mano humana. No es extraño que un equipo de 15 personas tardara casi seis meses en armar el vestido.

Desde las células hasta los cuerpos, los planetas o las galaxias, estamos compuestos por infinitos patrones recurrentes: átomos que siguen un determinado baile en los ritmos de la naturaleza. foræva es sobre dos diseñadores que ponen el pasado en el futuro en forma de un vestido de cristal.