”Hope to Nope” o ”Espero que no” es el nombre de una nueva exhibición que tendrá lugar en el Museo del Diseño de Londres – The Design Museum- entre el 28 de marzo y el 12 de agosto próximos para examinar el diseño gráfico político producido en una década turbulenta atrapada entre 2008 y 2018.

Los eventos políticos presentados incluyen: la crisis financiera de 2008; la presidencia de Barack Obama; la primavera Arabe; el movimiento de Ocupados; el derrame de petróleo de Deepwater Horizon; los ataques de Charlie Hebdo; el Brexit y la presidencia de Donald Trump.

El colapso financiero mundial de 2008 marcó el comienzo de una década políticamente volátil. Al mismo tiempo, el aumento de las redes sociales ha cambiado la forma en que se hacen y difunden los mensajes gráficos. A medida que los medios tradicionales se codean con los hashtags y los memes, la influencia y el impacto del diseño gráfico nunca ha sido tan grande. ”Hope to Nope: Graphics and Politics 2008-18” examina el papel central de los diseñadores gráficos en eventos clave como la elección de Barack Obama, el movimiento Occupy en todo el mundo, la Primavera Árabe, el Brexit y la presidencia de Donald Trump.

Tomando una visión políticamente imparcial de tales eventos, la exposición demuestra el papel del diseño gráfico en la influencia de la opinión, provocando debate e impulsando el activismo. Explora la trayectoria de ”Hope” a ”Nope”, representada por el icónico cartel de Barack Obama ”Hope” de Shepard Fairey y las muchas imitaciones que siguieron, incluido el meme de Donald Trump ”Nope”. La exposición demuestra cómo la tecnología y el diseño gráfico son armas manejadas por los poderosos y los marginados por igual.

”Hope to Nope” consta de tres secciones principales: Poder, Protesta y Personalidad. Una gran línea de tiempo gráfica disecciona la galería, trazando el papel de las nuevas tecnologías de comunicación como Facebook y Twitter en eventos globales de la última década.

Poder explora cómo el diseño utiliza el diseño gráfico para afirmar la autoridad nacional y política, y cómo esa iconografía puede ser subvertida por activistas y opositores. Los ejemplos incluyen la propaganda de Corea del Norte, la campaña presidencial de Hillary Clinton, carteles soviéticos convertidos en una campaña por los derechos de los homosexuales y la bandera de Dread Scott en apoyo del movimiento Black Lives Matter. También se presenta una réplica de 3 metros de altura de la letra “N” de la escultura “Recién nacido” que marcó la independencia de Kosovo de Serbia en 2008.

Protesta muestra diseño gráfico de activistas y manifestantes. La sección más grande de la exposición incluye periódicos del campamento Occupy London 2011-12, un paraguas utilizado durante la ”Umbrella Revolution” de Hong Kong 2014 y una réplica de 2m de altura del pato inflable de las protestas de 2016 contra la presidenta brasileña Dilma Rousseff . Esta sección también analiza las marchas ”Je Suis Charlie” y ”Peace for Paris” 2015, así como las respuestas al desastre de la Torre Grenfell 2017, lo que demuestra el importante papel que desempeña el diseño gráfico en la canalización de la ira y la creación de la solidaridad.

La sección final, Personalidad, examina la representación gráfica de figuras políticas destacadas. El apoyo de base para Jeremy Corbyn se caracteriza por una camiseta no oficial de Nike y un cómic publicado independientemente que retrata al líder del Partido Laborista como un superhéroe. Mientras tanto, las características de Donald Trump se caricaturizan en las portadas de más de 50 revistas internacionales, incluidos The Economist, TIME y Der Spiegel.

A diferencia de estas personalidades, esta sección también presenta la red de los hacktivistas internacionales Anonymous, que protege las identidades individuales detrás de una máscara sonriente de Guy Fawkes. Originalmente dibujado por David Lloyd para la novela gráfica V de Vendetta, la máscara se ha convertido en un símbolo de resistencia en todo el mundo. Una nueva pieza encargada por Pulsar Platform ofrece un perfil visual dinámico de las principales figuras políticas basadas en la opinión pública a través de las plataformas de redes sociales.

La muestra ”Hope to Nope” es co-curada por el Design Museum y GraphicDesign & Lucienne Roberts y David Shaw, con Rebecca Wright.