Sí un día en la Universidad, tu profesor de taller de arquitectura te dijera: ”este semestre puedes hacer lo que quieras, la única condición es que el proyecto final sea construido en escala 1:1” ¿Cuál sería tu proyecto si tienes la libertad de escoger la tipología, área de construcción y la condicionante económica la pones tú?

Y aunque el detonante que da inicio al taller impartido por el equipo de Al Borde a un grupo de estudiantes de la Universidad Tecnológica Indoamérica (UTI) no es tan inocente ni simple como sugiere la pregunta inicial, la libertad y la revisión de sus propias pasiones fueron esenciales para modelar lo que más tarde sería el ”Nido de Quilico”, un refugio de montaña ubicado en los alrededores de Pelileo, Ecuador. El proyecto fue concebido como un espacio de espera para la práctica del Parapente, la pasión de Darío Cárdenas, estudiante de la UTI.

”Cuando estás en la montaña, a veces debes esperar mucho tiempo para poder volar. Lo usual es esperar hasta cinco o seis para despegar, todo depende del clima. Lo cierto es que en la montaña hay que esperar y hace mucho frío. Propuse como proyecto hacer un refugio, después fui a preguntar al dueño del terreno si lo podía hacer, él también hacía Parapente con nosotros, me dijo que siempre ha querido hacer eso y que su plan era comprar un container, excavar la tierra y ponerlo ahí, pero el costo era muy alto” relata el estudiante Darío Cárdenas.

”Dentro de la enseñanza convencional, no solo en la universidad, sino en todo el sistema educativo, los estudiantes raramente se enfrentan a tanta libertad y casi nunca se enfrentan a sí mismos como sujetos de estudio. Estos dos factores son la clave en este proceso de enseñanza diseñado para el séptimo nivel de la Carrera de Arquitectura de la Universidad Tecnológica Indoamérica.” dice David Barragán, co-fundador de Al Borde.

Un ejercicio de este tipo va más allá del diseño y la construcción, prepara a los alumnos para descubrir oportunidades y convertirlas en realidad. Hasta la fecha de hoy, en cinco semestres, por el Taller Al Borde UTI han pasado cien alumnos, se han construido sesenta proyectos en Ambato y sus alrededores, todos tan diversos como los perfiles de los alumnos, lo que los une es el pensamiento de aprovechar todo lo que tienen a la mano y hacer mucho con poco

El trabajo de obra fue completamente colaborativo y la decisión de enterrar el refugio obedeció a variables de seguridad según cuenta Darío Cárdenas: ”Es demasiado riesgoso que algo sobresalga en el terreno, desde ahí despegamos y aterrizamos, cualquier obstáculo te puede romper una pierna, más que todo por la velocidad a la que estás.”

 

+INFO

Taller Al Borde-UTI / Nido del Quilico
Profesores: Al Borde
Ayudante de Cátedra: StéphanieAmstutz
Institución: UTI – Universidad Tecnológica Indoamérica
Proyecto: Nido del Quilico
Estudiantes: Darío Cárdenas, Jonathan Proaño y Daniel Sandoval
Ubicación: Pelileo, Tungurahua, Ecuador
Infografía: Marie Combette – Al Borde
Fotografías: JAG Studio, Darío Cárdenas y Al Borde