Siguiendo el proceso de formación, aparentemente azaroso, de las burbujas de jabón, el diseñador israelí Ohad Benit ha creado una familia de lámparas llamadas ”Stress”. Cada una de las lámparas hecha en vidrio soplado está apoyada por una varilla de latón como si fuera la misma varilla usada en el soplado que dio forma a la burbuja original.

Cada lámpara es única, diferente de su predecesora. No hay moldes, ni generalizaciones, ni definiciones. El vidrio se enfría mientras que la varilla, ya fría, afirma la pantalla. La diferencia de temperatura bajo dicha presión genera una ausencia de control, rebajando el límite de expansión…ni mucho, ni poco, tratando de encontrar el equilibrio adecuado.

Las lámparas están disponibles como versiones de lámparas de pie, colgantes y luces de pared. Las versiones de piso descansan sobre trípodes metálicos mínimos, con las piernas sumergidas en pintura blanca. Benit creó las luces en asociación con un soplador de vidrio israelí, después de ser atraído por la “aleatoriedad” de la técnica.

“Los materiales, llegando a sus límites, son un encuentro de dos formas diferentes que deben ajustarse entre sí, probando sus niveles de resistencia, estirándolos y examinando el encuentro físico entre ellos.” dijo Ohad Benit.