”SKAAI: Skin As An Interface” (la piel como interfaz) es el nombre del tercer lugar de Reshape 2017, un concurso de diseño organizado por Noumena e In(3D)ustry que se centra en las nuevas materialidades y las relaciones interactivas. Diseñado por André Nakonz, el proyecto utiliza la piel del usuario -en este caso la de su mano- como la interfaz para controlar la comunicación digital.

”Internet, los servicios móviles y los dispositivos conectados se ven cada vez más como parte natural de nuestra interacción diaria, por lo tanto, los dispositivos y servicios de comunicación se fusionan cada vez más con nuestro entorno. En este sentido, el control por gestos y por voz son cada vez más populares. En 2016, el CEO de Microsoft, Satya Nadella, llamó al control por voz como una conversación como interfaz. Pero estos métodos de control no siempre son posibles o apropiados.” explicó André Nakonz.

SKAAI (piel como interfaz) muestra una visión para una fusión más directa del dispositivo de entrada con cuerpo humano. Esto hace que la comunicación y la interacción con las máquinas sean aún más naturales. Un teclado QWERTY completo está impreso en la piel. Esto permite al usuario comunicarse sin necesidad de un dispositivo separado. Un reloj inteligente le permite verificar la entrada directamente.

En los dedos hay 36 teclas, que se pueden operar con el pulgar. Las teclas están conectadas al reloj inteligente mediante pistas finas conductoras. Una fina capa de látex impresa en la piel evita el contacto entre el conductor y la piel. El látex no limita la libertad de movimiento. Un sensor de movimiento le permite usar su mano para funciones como el zoom, deslizamiento o desplazamiento.

SKAAI es una impresora que imprime un circuito en cuestión de minutos en la mano del usuario. Será posible seleccionar diferentes patrones de impresión. Además, se puede seleccionar imprimir el circuito en el dorso de la mano o en la palma.

El concepto ofrece muchas ventajas en muchas situaciones: Escribir un mensaje corto mientra esperas el semáforo, tomar nota rápidamente mientras vas a la siguiente reunión o crear un recordatorio mientras entras al metro repleto.

El prototipo consiste en nueve teclados funcionales, sin embargo, la capa de látex, así como las trayectorias de los conductores y las teclas se instalan a mano. Es por esto que la aplicación del circuito por una impresora aceleraría y perfeccionaría enormemente el proceso.