”Una oficina en la que no hay puestos fijos, si no diversas formas de reunirse y trabajar, mucha flexibilidad y diferentes situaciones”. Esas eran las condiciones que el espacio de trabajo diseñado por Zooco Estudio para la firma Goodman, en Madrid, debía soportar. El proyecto se implanta en un local diáfano, en la que el núcleo de baños, la estructura y una gran fachada de vidrio son los únicos condicionantes espaciales previos a la intervención.

La respuesta a estas necesidades es plantear un lenguaje único que recorra el espacio y cree los distintos espacios y circulaciones requeridos. Para ello, Zooco utilizó un separador lineal formado por cuerdas que resuelve todas las necesidades en su recorrido. Este elemento se resuelve mediante perfiles unidos por cordones elásticos a modo de celosía, que en su recorrido generan espacios (recepción, salas de reunión y sala de reprografía) y recorridos, y hasta se convierten en muebles (lockers, almacenamiento y cocina), permitiendo mayor o menor visión según lo que se necesite.

planta general

El suelo sigue la dirección de la celosía y con su dualidad cromática completa la generación de estos espacios y recorridos y crea junto los cordones la mencionada imagen corporativa. ”Queremos que este elemento ”generador” cree una imagen corporativa y atractiva de empresa tanto para los clientes que visiten las oficinas como para su usuario diario”. comentó Zooco Estudio.

+INFO

Equipo: Miguel Crespo Picot, Javier Guzmán Benito y Sixto Martín Martínez
Colaboradora: María LarribaHombrados
Superficie: 149 m2